EL GOLPE DE ESTADO EN BOLIVIA Y LA HUIDA DE EVO MORALES

EL GOLPE DE ESTADO EN BOLIVIA Y LA HUIDA DE EVO MORALES. Por Jorge O. Rodríguez 14.11.19
La república de Bolivia está conformada por nueve regiones. Gracias a las tierras robadas por ejércitos y gobiernos chilenos, no tiene salida al mar. No obstante tiene un acceso al Pacífico, por un corredor norteño, que comunica con el puerto de Ilo, ubicado en Moquegua al sur de Perú. Bolivia tiene diez millones cien mil habitantes, y casi la mitad se concentran en las regiones de Santa Cruz de la Sierra, La Paz y Cochabamba. Los pueblos originarios quechuas, son mayoría en las regiones cordilleranas de Potosí, Oruro, La Paz y parte de Pando, como también en Tarija, Chuquisaca y Cochabamba (conforme lo que fuera el Imperio Inca). Las etnias aymaras, son preponderantes en el este, en los territorios de Santa Cruz, Beni y parte de la norteña Pando. En cercanías de la frontera de Brasil, se ubican un sinnúmero de distintas etnias selváticas de la Amazonia sur. En el límite de Santa Cruz con Paraguay, viven etnias guaraníes.
Tanto Pando como Beni y Santa Cruz, en cercanías de sus selvas, registran fuerte producción de clorhidrato de cocaína. Se abastece a Brasil, para consumo interno y para el mercado europeo, pasando previamente por África. También hay fuerte actividad narco en Tarija y Potosí, por sus cercanías con Argentina y Chile (por esta hay algunos envíos a México, a los cárteles de Sinaloa y Juárez, para el mercado norteamericano). Por Santa Cruz se abastece cocaína al Paraguay, con destino a su mercado interno y a Brasil. Todas las provincias del norte argentinas, reciben cocaína boliviana en forma continua. El valor del kilo puede alcanzar los 4 mil dólares en Bolivia, y se multiplica por 3 o 4 al llegar a Buenos Aires, Rosario o Bahía Blanca (y a 40 mil dólares en la entrada a Europa por España o Italia). En general sus niveles de pureza, son bastante inferiores a los de la colombiana y peruana: el know how colombiano sigue siendo el mejor, en tanto la hojita peruana del Vraem presenta la mayor cantidad de alcaloides.
El 22.1.06 Evo Morales accedió a la presidencia de Bolivia. En su gestión, el producto bruto interno tuvo un crecimiento promedio anual de cerca del 5%, con niveles de inflación muy bajos. Muchos sectores mejoraron dentro de su pobreza. Los salarios en dólares se incrementaron más de un 40%, alcanzando los 330 dólares (superior al argentino del macrismo). Se comenzó una importante campaña de alfabetización, aceptando las lenguas aymara, quechua y guaraní. Se declaró la propiedad estatal de los recursos naturales, no solo petróleo y gas sino también productoras y distribuidoras eléctricas u otros productos como cemento. También fueron nacionalizadas las minas más conflictivas. Bolivia tuvo una política internacional independiente, especialmente de USA.
La segunda asunción de Morales en el 2010, marcó el inicio del Estado Plurinacional de Bolivia, conforme la constitución de 2009. Luego en su tercera presidencia en 2015, la reaparición en la escena internacional del litio, con los yacimientos bolivianos, puso al país más en la mira del ataque norteamericano (la agencia Bloomberg estima que se va a duplicar el mercado internacional para el 2025). Si bien hubo algún avance en el sistema sanitario, gran parte de las poblaciones selváticas y cordilleranas siguen teniendo muy poca asistencia: se hace muy difícil conseguir sueros antiofídicos, en lugares en los cuales los ofidios superan en número a los humanos; no menos de la quinta parte de la población, en las regiones más remotas, no tiene acceso a los antibióticos más simples; en muchos lugares el promedio de vida no supera los 45 años. Hubo mejoras en el sistema primario de educación, pero casi ninguna en el secundario y solo los ricos siguen con llegada a las universidades, en buena medida casi todas privadas (como ocurre en Chile y Perú). En estos más de 12 años, dejando de lado las producciones primarias, se generaron muy pocas industrias. Los caminos bolivianos siguen siendo un desastre: en regiones cordilleranas se tarda hasta 18 horas para recorrer solo 80 km.
En las nueve regiones existen oligarquías, con una mentalidad del siglo XV. Seguramente los más atrasados provienen de Santa Cruz de la Sierra. Los cruceños, han tenido fuertes inmigraciones europeas, así y todo su atraso resulta notable: muchas veces tuve que soportar escuchar “estos indios de mierda” o “el indio hijueputa que nos gobierna”: ni se enteran que más del 80% de la población boliviana es indígena. De allí proviene el troglodita “Macho pero no mucho” Camacho, el payaso que se pasea con una Biblia de más de un metro (una copia más patética del bolsonazi brasileño). Este esperpento, le debe más de 10 millones de dólares de impuestos al estado, y proviene de una familia de contrabandistas, estafadores, narcos y delincuentes de toda calaña.
Pero la frutilla del postre, sin dudas es Jeanine Áñez Chávez, la presidente imaginaria, nombrada ilegalmente sin quórum del parlamento, con el voto de unos facinerosos como ella misma. Como bien afirma un amigo quechua cochabambino: “es una oligarca, pero en realidad es una chola teñida de rubia, con unos cuantos rellenos en su cara, para disimular sus orígenes aymaras”. La presidente imaginaria, también llamada la Narco Evangélica, cursó periodismo en una academia privada disfrazada de universidad (tal como las decenas que tenemos en Argentina). Proviene de la región norteña amazónica de Beni, donde fue locutora y operadora periodística de los trogloditas bolivianos, tiene dos hijos con otro explotador y abusador de personas, y varios de sus familiares han estado detenidos y procesados por narcotráfico (su sobrino Carlos Áñez, fue detenido con 500 kg de cocaína en el Mato Grosso Brasil).
Mi primer viaje a Bolivia fue en 1974, cuando tenía 19 años. Viajando en bus y en camiones, demoré más de tres días en llegar de Yacuiba a La Paz, para luego bordear el lago Titicaca e ingresar a Puno en Perú. Los quechuas y aymaras me hablaban y respondían mirando al piso: no entendían como un camba –blanco- mascaba coca para evitar el soroche (mal de las alturas). Y menos aún, que un camba los tratara con respeto. Esto cambio con Evo Morales, ahora nos miran a los ojos al hablarnos, aunque seamos blancos.
El golpe de estado contra el gobierno democrático boliviano, tiene demasiado olor al departamento de estado de USA, al payaso que habita la casa blanca, a la CIA y por supuesto al mayor cártel de drogas del mundo la DEA: Bolivia es el tercer productor de cocaína del mundo, detrás de Colombia y Perú. Pero también este golpe, tiene olor a los delincuentes de la OEA, grandes operadores del expansionismo norteamericano y todos los golpes desde los años 60.
Resulta muy difícil comprender, como un presidente dice ganar las elecciones y en solo unos días, abandona a su pueblo. Evo Morales en su gestión, fue perdiendo a todos sus compañeros y amigos de la primera hora. Solo pudo mantenerlo a su vice Lineras, un gran intelectual, pero muy confundido los últimos años. Evo fue extraviando el rumbo, y en muchos sentidos contradiciendo sus orígenes aymaras y de agricultor cocalero. Toda la gestión de Evo, representa una suma de personalismos. Creyó que podría perpetuarse eternamente. No soportaba voces disidentes ni cuestionamientos. No tuvo voluntad de formar e incorporar nuevos cuadros políticos. Su facultad de delegar con el paso de los años, se volvió casi igual a cero. Quería estar todo el tiempo en todos lados: se la pasó viajando miles de km en aviones de 30 millones de dólares, mientras quechuas y aymaras siguen demorando 18 horas en viajes de 80 km. El narcotráfico en su gestión, se incrementó en más de un 100%: más de dos millones de personas viven en regiones, en las cuales el narco es el único estado, la única ley y la única fuente de empleos, conforme ocurre en varios países latinoamericanos. Doy fe que Evo desechó los informes sobre los narcos, y las propuestas tentativas para empezar a solucionar el tema. Y que no quiso escuchar como y por donde ingresan toneladas de los diez precursores químicos, para transformar la hojita de coca –kuka- en clorhidrato. Para él en los últimos 5 años, fue más fácil tirar la tierra debajo de la alfombra, negar el tema. Pero su obra más espantosa, fue huir dejando a su pueblo solo ante el golpe y la masacre (twiteando patéticamente durante 24 horas en su supuesta clandestinidad). Y continuó con su delirio, pidiendo a los militares desde su comodidad en México, que no repriman al pueblo boliviano, mientras continúan las manifestaciones en La Paz, El Alto y otras regiones. No estuvo a la altura de las circunstancias, ni de las luchas históricas de quechuas y aymaras con sus miles de muertos. Terminó patéticamente, como un desclasado y un cobarde. Y por supuesto, no le llega ni a los tobillos a Salvador Allende, resistiendo el golpe metralleta en mano, en el Palacio de la Moneda en Santiago de Chile. Ni tampoco al Che, ordenando el repliegue de su columna en el sur de Cochabamba, herido en combate, ya sin municiones, y fusilado por el criminal ejército boliviano, el mismo que hoy masacra a quechuas y aymaras.

GOBERNACION DE VIDAL

GOBERNACION DE VIDAL: COMO DESTRUIR UNA PROVINCIA, CON EL NARCOTRÁFICO DUPLICADO EN MENOS DE CUATRO AÑOS
María Eugenia Vidal nació en 8.9.73 y vivió en el barrio de Flores de CABA, en una familia de clase media con pretensiones de clase alta. Nunca recibió educación pública, como casi todos los próceres macristas: cursó primaria y secundaria en una escuela de monjas y luego Ciencias Políticas en la UCA, con muchas materias aplazadas. Ahí conoció a Ramiro Tagliaferro –otro pésimo estudiante según varias fuentes- y en diciembre de 1998 se casaron, teniendo luego tres hijos. Resulta notable, que casi todos los funcionarios macristas, tengan títulos de carreritas cortas, mayoritariamente de “universidades” de casi nulo activo académico (y muchas sospechadas de vender o regalar títulos). Vidal hace unos años falló a la verdad, mencionando que tenía un post grado en la Universidad Di Tella, cuestión que sus autoridades desmintieron. Estuvo en la ANSES durante el año 96, gracias a Horacio Rodríguez Larreta –su verdadero jefe político-, y luego en los ministerios de Desarrollo Social de la Nación y Relaciones Exteriores y Culto. En el 2000 también gracias Larreta, figuró como asesora en Recursos Humanos en el P.A.M.I. y al igual que en sus otros puestos, nadie tiene claro que haya generado alguna productividad. Figuró en el Grupo Sophia de Larreta y en Creer y Crecer del macrismo.
En diciembre de 2003 asumió como Directora en la Legislatura de la CABA: “iba muy poco y no hacía casi nada, salvo rosquear”, cuentan distintas fuentes. Su estrella fue creciendo en el primer mandato de Macri en el 2007 y en el segundo del 2011, fue su compañera de fórmula. Desde este lugar su principal función fue chicanear a los funcionarios del gobierno kirchnerista, con su habitual pobreza de pensamientos y argumentos. Meses antes de terminar su mandato en el 2015 en la ciudad, el libre pensador Mauricio Macri dijo sobre Vidal: “es la mejor ministra que tengo” (a confesión de parte relevo de prueba, dicen los abogados).
Durante la gestión de Vidal en la ciudad, inversamente a los registros del país, aumentó la mortalidad infantil, y la brecha entre el norte y el sur pobre, pasó de un 64% al 84%. Empleó a su cuñada y a su suegra, entre otros familiares casi sin curricula. Su marido Tagliaferro -intendente de Morón con varias imputaciones penales- conchabó a decenas de amigos y asociados.
Vidal fue denunciada penalmente, luego de que fallecieran 5 personas en la inundación del arroyo Maldonado. En las investigaciones por la toma del predio del Parque Indoamericano, el juez Roberto Gallardo, estimó que “existen elementos documentales para vincular a funcionarios intermedios de la Ciudad de Buenos Aires con los líderes de las tomas de predios” (es decir del Ministerio de Vidal). También hubo denuncias penales, sobre el accionar de Vidal, Cristian Ritondo, el fallecido Enzo Pagani y su novia Karina Leguizamón, y negociados del Instituto de Vivienda de la Ciudad, y la inmensa caja de UGIS, Unidad de Gestión de Intervención Social. Todo esto merced a corralones de construcción truchos y cooperativas ficticias. Las mismas estaban manejadas por personajes que habían apoyado a Ibarra y Telerman y luego devinieron en macristas: Miguel Angel Rodríguez –con un nutrido prontuario- amigo de Ritondo, Pagani y Esteban Bullrich, y las “punteras” de la villa 1.11.14 Laura Benítez, Marta Roldán, y Blanca Arce (todas denunciadas por cobrar coimas para la asignación de viviendas). En estos “negocios” participaron también los hermanos bolivianos Sahonero, quienes tenían una inmensa flota de Nextel, parte de los cuales estaban en poder de los narcos peruanos detenidos de dicha villa. En esta “banda de rock and roll”, se destacaba Regino Abel Acevedo, detenido por la toma ilegal del Club Albariño (la mecánica delictiva con ribetes narcos, le fue informada en 2011 y 2012, a la ex Ministra de Seguridad Nilda Garré, quien por supuesto no hizo nada al respecto).
De esta manera, la pregunta que cabe es: ¿cómo alguien con estos antecedentes, pudo ser elegida gobernadora de la provincia más grande de Argentina?
Vidal muestra un idéntico modus operandi, cada vez que ocurre algún desastre: se esconde por dos o tres días. Esto lo hizo cuando la fuga de “los 3 chiflados de la efedrina” al comienzo de su mandato, en cada una de las inundaciones, cuando los grupos de tareas de drogas de la federal fusilaron en Avellaneda al comisario bonaerense Marín, en el enfrentamiento a tiros en Azul entre efectivos federales y bonaerenses disputando otro botín, con los docentes muertos en la escuela de Moreno o en la masacre de la bonaerense de San Miguel del Monte. Siempre de igual forma, mágicamente el Hada Buena logra desaparecer de escena. Algunas fuentes aseveran que esos días permanece medicada, en tanto otras afirman los consumos de otras sustancias. Y cuando cesan los ruidos del desastre, reaparece con su patética imagen infantil. Como dijera Ezequiel Spillman autor del libro “La Otra Hechicera”: “de Heidi no tiene nada”.
El lenguaje gestual de Vidal, resulta también notable: aparece afirmando fanáticamente distintos conceptos, mientras mueve su cabeza de un lado a otro, negando sus dichos (Sigmun Freud se hubiera hecho un picnic son su inconsciente). Sus caídas de ojos y parpadeos artificiales, se le vuelven incontrolables cuando está mintiendo. Sus amplias sonrisas en sus mentiras más graves, nos muestran que sabe perfectamente que miente (cuestión presente en todos los macristas). Es capaz de decir cualquier disparate, en base a los whatsapp o los e mail que le escriben por las mañanas, convencida de que puede engañar a todo el mundo. Un claro indicio de alguien que se siente muy superior respecto del común de los mortales.
Los problemas en la dicción de Vidal, cuando le preguntan cosas imprevistas, sin dudas son resultantes de su pobreza de pensamientos y su escasa capacidad intelectual. Y al igual que el presidente y tantos otros funcionarios, también son consecuencia de sus débiles educaciones formales y familiares (ver publicación del 8.819 Mauricio es Macri https://realpolitik.com.ar/nota/37784/perfil-oculto-de-un-presidente-escondido/).
La gestión en la provincia de Buenos Aires de Vidal, ha resultado desastrosa en todas las temáticas. Generó una crisis hospitalaria brutal, con un deterioro de los 80 hospitales provinciales. Se desmantelaron las Unidades de Pronta Atención (UPA), lo que provocó una serie de denuncias. Las salitas sanitarias que han quedado en pie, carecen de los elementos más mínimos para la atención del público. La gestión de Vidal además, dio lugar a un aumento de la mortalidad infantil en la provincia, contrastando con el año 2015 y la tasa más baja de la historia. Sus políticas destruyeron la educación pública, y aún no están claras las responsabilidades penales respecto de los aportes truchos de la campaña en la provincia (seguramente habrá novedades luego de la próxima paliza electoral).
La duplicación del narcotráfico en todos los ámbitos de la provincia, en conurbano en mayor medida, pero también en las ciudades y hasta en los pueblos más remotos, resulta más que alarmante. En muchos de esos ámbitos, tuvieron además corresponsabilidades intendentes y funcionarios que juran ser peronistas. El mejor ejemplo es Avellaneda, con cardúmenes de traficantes vendiendo a metros de la sede municipal, de las comisarías y del polo judicial, mientras el intendente sostiene alegremente, que el narcotráfico no es su responsabilidad ( tal como detalle en mi nota del 11.5.19 Negocio en aumento Avellaneda: Más de trescientos puntos de venta de droga y mil narcos protegidos https://realpolitik.com.ar/nota/36989/avellaneda-mas-de-trescientos-puntos-de-venta-de-droga-y-mil-narcos-protegidos). Resultan tragicómicos los dichos de la gobernadora y su ministro Ritondo, sobre que derribaron tales cantidades de bunkers –cuando las cuevas de drogas no paran de aumentar- o que descubrieron tantos kilos imaginarios de drogas. Y en un marco tal, en que crecen cotidianamente los territorios en los cuales el narco es la ley y el estado, y se convierte en financista y único generador de empleos, conforme lo que puede observarse en Colombia, Perú, México, Paraguay y Brasil.
Algunas fuentes sostienen que la gobernadora padece una enfermedad bipolar (síndrome maníaco depresivo). Otros profesionales de la salud en cambio, aseveran que se trataría de una personalidad con fuertes rasgos psicopáticos, inmersa en patologías perversas. En este sentido fue muy útil consultar a un Perfilador de vasta experiencia en varios países (o sea una persona especializada en “ciencias del comportamiento”, que justamente definen los perfiles criminales). Nuestro experto luego de analizar discursos y declaraciones, considera que la gobernadora miente casi todo el tiempo, que se muestra totalmente insegura y que además parecería tener una absoluta ausencia de escrúpulos o valores morales. Y que demuestra una inmensa ignorancia en todos los temas, incluso en aquellos que deberían ser prioritarios en su gobernación. Todo esto lo aprecia en sus gestos, en lo que dice pero también en lo que no dice.
Todas estas cuestiones de un gobernante, podrían generar la compasión de algún desprevenido, si dejara de lado que afectó la vida de buena parte de los 17 millones de habitantes de la provincia, y que dejó endeudados a sus hijos y a sus nietos. Sin duda la gobernadora ya tiene su capítulo en la historia argentina. Su frase célebre “todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad”, le da un lugar en el pedestal. Y ayuda a comprender la inmensa ignorancia de Maru y sus amigos, y el asco y el odio que les tienen a los pobres y al pueblo argentino. Desde lo personal no puedo dejar de mencionar que conozco a cientos de profesionales provenientes de hogares humildes, graduados en nuestras Universidades Públicas. Y que siendo hijo de un obrero y una maestra, logré tener un título de la Universidad de Buenos Aires de una carrera de seis años, más dos posgrados en la misma, y un tercero de la Universidad Pública de un país hermano.
Jorge O. Rodríguez. Economista UBA. Analista de Narcotráfico y Delitos Complejos jorrod03@yahoo.com.ar

Breve Análisis Económico Financiero

Breve Análisis Económico Financiero, resultante de los amigos que no me dejan olvidar que soy economista. La sugerencia de supervivencia individual, de alguna manera es la misma que la de hace unos meses: ir comprando de a poco según las posibilidades dólares, pero no hacerlo en plena corrida (y una parte no dejarla en los bancos). Incluso lo deberíamos haber hecho, quienes vivimos de pequeñas rentas en pesos. Un dólar de 61 pesos es un disparate, ya que implica un salario mínimo de 205 dólares (contra 250 de Perú y 460 de Uruguay). Pero más allá del disparate, aún lamentablemente ese valor aberrante no tiene techo. Los dueños de la Argentina, o sea el poder económico, pretenden llevarnos a salarios de Tailandia o cualquier país africano, de alrededor de 150 dólares, o aún menos. Más allá de los depredadores que nos gobiernan, las expectativas no son alentadoras, teniendo en cuenta que el guitarrero Alberto, hace unos días cometió la estupidez de decir que el dólar a 60 no está mal, y luego le hecho la culpa al mamerto Emmanuel, que se cree muy vivo, y piensa que los demás somos todos giles. Y el problema para nosotros, es decir para el pueblo, es que en el entorno del guitarrero, hay personajes como Alvarez Agis, Santangelo el socio de Melconian, Redrado de Salazar, algunos restos del lavagnismo y tantos otros patéticos, que justamente tienen clientes que exportan productos agrícolas, y que se favorecen salvajemente con un dólar de 100 o más, es decir conque en Argentina tengamos un salario mínimo como Tailandia. Y que les pagan a todos esos payasos, para que hablen de atraso cambiario y demás estupideces. Este gobierno nos endeudó con algo más de 150 mil millones de dólares, una cifra casi igual a la fuga de divisas, que produjeron los mugrisios con sus secuaces del J.P.Morgan, Deutsche y otros delincuentes internacionales. Hasta que el país, no vuelva a tener un control cambiario, que obligue a los exportadores a liquidar las divisas en 1, 2, o 3 meses según su magnitud, que se proteja la industria nacional con fuertes aranceles, que se impida la llegada de capitales golondrinas buscando realizar una pronta ganancia y retirarse, todo va seguir siendo un desastre. Casi el 80% de lo que produce nuestro país, tiene por destino el mercado interno, por eso son imprescindibles salarios reales dignos (además de cuestiones humanitarias). Quien piense que se puede reactivar la economía con las exportaciones -es decir un menos del 20% de lo que producimos- o es un ignorante que desconoce los mercados internacionales y los proteccionismos , o está mamado, o está pagado por los delincuentes que aman los salarios de Tailandia y Africa. Sería bueno que no nos sigan vendiendo buzones ni humo, y menos si vienen del contorno del guitarrero Alberto, cinco años operador todo terreno del grupo Clarín, y que en su gestión, el superintendente de servicios de salud hizo desastres y permitió todo tipo de desmanes sanitarios y danzas de sobre precios.

La Mentira del Atraso Cambiario

LA GRAN MENTIRA DEL ATRASO CAMB IARIO: EL SAQUEO AL PUEBLO ARGENTINO DEL PODER ECONÓMICO Y SUS GOBIERNOS
La casi totalidad de mis colegas economistas, ocultan deliberadamente o por miopías ideológicas, las consecuencias de cada devaluación en la población argentina. Cada vez que el dólar sube en relación a nuestro peso, resultan directamente perjudicados los asalariados, los jubilados, los pensionados y quienes realizan changas o se encuentran desocupados. Es decir la totalidad del pueblo argentino, o en términos de lo que Mauricio Macri denomina “esos tipos”. Y los más afectados son justamente los más pobres: se disparan los precios de los alimentos, del combustible con su incidencia sobre estos, de las tarifas y de todos los consumos populares. Luego vienen las distintas farsas, como diría Carlos Marx, con las paritarias y los salarios subiendo por las escaleras, mientras los precios viajan en ascensor. Y con los burócratas sindicales y políticos, poniendo sus caras de nabos.
En términos macroeconómicos, con cada devaluación se producen inmensas transferencias, justamente de quienes perciben ingresos en pesos, a otros sectores. En primer lugar, a los productores agropecuarios y también, a los pocos sectores industriales que logran exportar sus productos: cada dólar que obtienen, les rinden muchos más pesos. Por eso los economistas del establishment, machacan continuamente sobre los supuestos atrasos cambiarios. Pero en realidad lo que ocurre con estos cipayos vernáculos, como diría Arturo Jauretche, es que cumplen las órdenes de quienes los contratan para mentirnos. Por ejemplo, el gran traficante de soja Grobo Piolin o el exportador de alimentos Arco Fundido, les ordenan que batan el parche del atraso, para que puedan incrementar sus ya de por si salvajes ganancias. Entonces los vemos en todos los medios de difusión, repitiendo sus falsedades del atraso cambiario, como hace no menos de 30 años. En segundo término, algunos otros pícaros se benefician con “el derrame” de las devaluaciones: muchos prestadores de servicios, buena parte del sector financiero, los ministros y sus secuaces que tienen su patrimonio en dólares y fuera del país, al igual que buena parte de los grupos económicos, los cuales siguen siendo los dueños de la Argentina.
Por otra parte todas las patronales siguen sus festejos con cada devaluación, ya que bajan los costos salariales, que en muchos casos ni siquiera son el 10% de sus costos totales. Pero igual festejan, a la luz de su ideología retrógrada y anti popular: los 12500 pesos del salario mínimo, implican que el trabajador perciba mensualmente hoy en día, menos de 200 dólares, casi la tercera parte del valor de hace unos años. De hecho cuando asumieron estos depredadores económicos, el salario mínimo era de 6060 pesos, la mitad del actual, pero que significaban 410 dólares, aún tomando el valor del dólar paralelo. Salvo los empresarios Pymes, son muy pocos los que comprenden, que las continuas caídas de los ingresos de asalariados, jubilados y pensionados, afectan muy seriamente sus producciones, por cuanto sus ventas se destinan al mercado interno, y son un grupo minoritario los que logran exportar. Paralelamente los buitres, juegan a incrementar sus ingresos, remarcando salvajemente los precios, alimentando la inflación, y sin que les importe que todavía disminuyan más sus niveles de venta. En la ecuación precio por cantidades, tienen la inmensa miopía de solo ver el precio, como si atrasaran siglos en su visión empresaria.
El 10.12.15 al asumir Don Mauricio, el dólar oficial tenía un valor 9,75 pesos y 14,90 el dólar paralelo. Aún tomando el valor más alto de estos, se produjo en estos menos de cuatro años, una devaluación cercana al 300% -y de casi un 500% respecto del tipo de cambio oficial-, no obstante lo cual nos siguen hablando de atraso cambiario. Nunca nos cuentan claramente, con qué métodos estadísticos y que variables llegan a sus falsas conclusiones, porque saben perfectamente que nos están mintiendo.
Es cierto que Argentina, viene teniendo un serio problema en su cuenta corriente del balance de pagos desde hace algunos años: para traducirlo al criollo, ingresan menos dólares que los necesarios en nuestra economía. Pero no es menos cierto que esta cuestión no se resuelve solo devaluando. Con este gobierno esa tendencia solo empeoró: la desregulación del mercado cambiario, la apertura irrestricta de ingreso y egresos de capitales, el permitir que los exportadores liquiden divisas cuando se les ocurra, solo lograron profundizar el déficit de la cuenta corriente, como si realmente lo hubieran planificado. Y tal como comentamos en Realpolitik en “Macrinomics, un modelo económico de achicamiento y destrucción”, no fue una suma de errores ni de mala praxis –como nos quieren hacer creer muchos tránsfugas disfrazados de periodistas-, sino una suma de rapacidades y transferencias salvajes de ingresos de pobres a ricos. En ese marco se incluyen los préstamos tomados, explotando nuestra deuda externa, que favorecieron las fugas de divisas de los gobernantes y sus secuaces, aunque hayan comprometido a varias generaciones de argentinos.
En cualquier país serio, esos déficit de cuenta corriente, se tratan de solucionar justamente, con medidas totalmente opuestas a las del macrismo: controles de cambios, protección arancelaria para la producción nacional, regulación estricta para ingreso y egreso de capitales, control en la liquidación de divisas de las exportaciones, regulaciones a las transferencias de ganancias de las empresas a sus casas matrices, medidas bancarias más continuas fiscalizaciones y auditorías a la banca extranjera, entre otras cuestiones. Justamente se trata de regular la economía nacional, y no del disparate macrista de desregular todo en forma salvaje.
Islandia en su crisis del 2012, si bien es cierto que devaluó, hizo lo contrario a lo que le indicaba el Fondo, dejó caer a los bancos en la burbuja que habían creado, y comenzó una impresionante recuperación económica con la mejora de los asalariados. En Portugal también explotó una crisis, pero el gobierno surgido de la izquierda, planteó a su población “dar vuelta a la página de la austeridad”. El Primer Ministro Antonio Costa, con una lucidez admirable, expresó muy gráficamente el modelo aplicado: “Hemos demostrado que es posible subir los ingresos, elevar la inversión privada, reducir el desempleo y tener finanzas públicas sólidas”. El ejemplo de estos dos países, muestra claramente que las políticas económicas acertadas y coherentes, son todo lo contrario a lo que hizo Mauricio Macri. Y que nunca deben afectarse los salarios reales con el chamuyo del atraso cambiario.
Un par de ejemplos más, de las valuaciones cambiarias en Latinoamérica, para graficar un poco más el tema. Vale mencionar que 19,38 pesos mexicanos equivalen a un dólar. México es un país con130 millones de habitantes -88% más que Argentina-, de los cuales al menos 54 millones son pobres. En nuestra nota del 19.6 “México Narco como abastecer a más de 100 millones de adictos de USA”, podíamos ver estas cuestiones, con más de 20 millones de empleos directos e indirectos del narcotráfico y que cerca de un 25% adicional a sus exportaciones –de 420 mil millones de dólares-, se genera por los estupefacientes que van al gran mercado norteamericano. Nos muestra además, una economía con muchas inversiones norteamericanas –entre otras la industria automotriz- como consecuencia de los muy inferiores salarios mexicanos respecto de los de USA. Y volvemos a mencionarlo: un dólar norteamericano equivale a 19,38 pesos mexicanos, en un contexto en el cual el salario mínimo es 153 dólares mensuales, y en la zona de frontera equivale a 263 dólares.
El otro buen ejemplo latinoamericano es el Perú. Con casi 33 millones de habitantes, su salario mínimo alcanza los 930 soles, pero con un increíble tipo de cambio, con el cual 3,30 soles equivalen a un dólar, el salario mínimo es de 282 dólares. Perú es un país en el que más de la mitad de su territorio lo constituyen distintas selvas, con miles de economías de subsistencia y autoconsumo, muchas de las mismas verdaderamente pre capitalista. Y en el cual en forma similar al México, no menos de un 20% adicional a su producto bruto, constituyen los ingresos resultantes del narcotráfico. En esta alquimia del valor del cambio peruano tan bajo, casi no existen industrias por ese motivo, hasta los clavos son importados, pero su moneda se devaluó menos de un 10% los últimos cuatro años. En un país que exporta población –no menos de un 20% vive en el extranjero- y cuya principal fuente de empleo es la venta ambulante, el realismo mágico implica que el salario mínimo sea de 282 dólares, muy superior al de Mauricio Macri y su Corte los Milagros.
La banda llamada Divididos, o sea La Aplanadora del Rock and Roll, nos canta hace años: “¿La prensa de Dios lleva poster central
El bien y el mal definen por penal. Qué ves? ¿Qué ves cuando me ves? Cuando la mentira es la verdad”. Por eso es bueno tener en cuenta, cuales son los salarios reales tanto en México como en Perú, o que en República Dominicana es de 210 y en Uruguay 439 dólares. Es hora que nos enteremos que en la Argentina de Mauri y asociados, y gracias también a los farsantes que pregonan el atraso cambiario, nuestro salario mínimo se acerca al de Tailandia o los países africanos. Que no nos sigan tomando por tontos, para que la mentira no siga siendo la verdad.